Blog / Como limpiar tu casa cuando apenas estás
9 agosto, 2016
Como limpiar tu casa cuando apenas estás

Ya sea en los meses de trabajo como durante el periodo vacacional, es difícil encontrar momentos para limpiar la casa y mantenerla en orden sin que el estrés y las prisas se apoderen de nosotros. Por ello, y en vista de la “vida loca” que llevamos, la coach Azucena Caballero nos ofrece sus sabios consejos para gestionar el tiempo […]

productos e instrumentos de limpieza sobre una mesa de madera

Ya sea en los meses de trabajo como durante el periodo vacacional, es difícil encontrar momentos para limpiar la casa y mantenerla en orden sin que el estrés y las prisas se apoderen de nosotros. Por ello, y en vista de la “vida loca” que llevamos, la coach Azucena Caballero nos ofrece sus sabios consejos para gestionar el tiempo y multiplicar nuestra productividad en nuestro día a día, sin apenas darnos cuenta y sin casi esfuerzo.

Así que ¡no dejes de leer!

– Haz la cama nada más salir de ella, de forma automática
Es lo último que te apetece, lo sé. Pero todo es cuestión de hábitos: levántate, estira las sábanas, colócalas, pon el nórdico encima, pasa las manos… y tu habitación ya parece otra cosa. Duración: 1 minuto.

– Aprovechar los momentos en que pasas por baño o cocina para limpiar / organizar algo allí
Para que lo entiendas correctamente aquí van algunos ejemplos:
Entras en la ducha con una bayeta con una gota de limpiador de baño en ella y, mientras te duchas, se la pasas al interior de las mamparas y a los grifos, mandos, etc.
Cuando te aclares el cuerpo, pasas la alcachofa por esas áreas y, al tiempo que tú quedas como nuevo, lo hace tu ducha al completo.
Otra opción es usar toallitas limpiadoras multisuperficie, que ahora hay en casi todas las tiendas y grandes superficies y cuyo precio se ha rebajado mucho. Son económicas y, ojo, se tiran al cesto de basura orgánica, nunca por el W.C.
Pues bien, mientras te aseas, puedes ir pasando esta toallita al lavabo, al inodoro, al espejo, a las paredes… Los 2 minutos para lavarte los dientes con una mano, se convierten en otros 2 para limpiar el aseo con la otra. Y así, cual Kárate Kid da cera, y quita cera, tú sales del servicio dejándolo radiante y feliz.

– Existe una regla de los 2 minutos
La mayoría de las tareas que enlucen tu hogar muchísimo solo llevan unos 2 minutos. Pasar la escoba, aspirar el polvo o pasar un plumero previamente, recoger el sofá, vaciar de trastos y ropa esa silla, colocar los zapatos en su sitio, limpiar los cristales, revisar el estado de la comida del frigorífico, quitar el polvo de esas figuras, cambiar las toallas, cambiar la bolsa de la basura, organizar los papeles de una mesa, recolocar el frigorífico o la ducha…
2 minutos + 2 minutos + 2 minutos + 2 minutos…
Ten esta lista bien clara y, cuando tengas 2 minutos muertos…¿a qué hora dices que has quedado? ¿Quedan 5 minutos? ¡Pues corre: recoge los zapatos y barre el salón!

– Fregar el suelo una vez a la semana es suficiente
A no ser que lleves a cabo alguna actividad “de riesgo” en casa, como un trabajo de construcción, etc. si pasas poco tiempo en casa y eres una persona ordenada, una vez servirá para poner a punto tus suelos.
Establece un día para barrer o pasar la aspiradora, y después friega el suelo. Son 15 minutos que te harán más feliz el resto de la semana.
Y si durante los días siguientes se te cae algo al suelo y debes barrer, fregar o aspirar, aprovecha para darle a toda la casa y pon a cero el contador.

 Divíde las tareas grandes en pequeñas
Sabemos que el agobio del tamaño de aquello a lo que te enfrentas es lo más angustioso. Olvídalo. Parcélalo y, por ejemplo, limpia ese armario o estantería balde a balde, cada día. Será mucho más llevadero e igual de eficaz al cabo de unos pocos días.

– Crea tus propias rutinas y trucos diarios
Nadie mejor que tú conoce tus paseos, idas y venidas por tu casa, cada mañana, cada noche. Si creas tus propios hábitos inteligentes, aprovecharás cada movimiento para hacer más en él. Para ello, observa a los buenos camareros. Hacen algo llamado “economía de movimientos”: cada vez que vuelven a la barra, miran a su alrededor para recoger y ordenar el mayor número de mesas posible en su camino. Cada vez que salen de la barra, tratan de transportar y repartir la mayor cantidad de comida y bebida posible. Cada viaje está optimizado al máximo.

Si visualizas tus propios movimientos y analizas / explotas todas sus posibilidades, descubrirás que haces mucho más de forma más fácil e, incluso, inconsciente. Tu nuevo yo tendrá la casa, sus propiedades y a sí mismo mucho más limpio, ordenado y preparado simplemente gracias a haber aprendido a reprogramarte adecuadamente.

Fuente: http://www.azucenacaballero.com/

Articulos relacionados

Blog Trucos - 30 marzo, 2016
La nevera es uno de los electrodomésticos que debemos dejar mejor acondicionado cuando nos vamos de vacaciones. No pueden...
Blog Home Sweet Home - 30 marzo, 2016
Cuando volvemos de las vacaciones tenemos mucho trabajo por hacer: lavar la ropa de las maletas, ordenar todo lo...
Blog Calidad Calidad Selex - 30 marzo, 2016
En nuestra selección, tenemos muy en cuenta aquellas preferencias que sabemos que son importantes para ti y para tu...