Blog / Limpiar y mantener la barbacoa
30 marzo, 2016
Limpiar y mantener la barbacoa

Llega el buen tiempo, un buen momento para disfrutar de la comida al aire libre con toda la familia. Ya sea en el jardín, en la azotea o en la terraza cualquier fin de semana resulta ideal para hacer una barbacoa y disfrutar junto a los que más queremos de una buena comilona. Pero siempre […]

Friends making barbecue and having lunch in the nature.

Llega el buen tiempo, un buen momento para disfrutar de la comida al aire libre con toda la familia. Ya sea en el jardín, en la azotea o en la terraza cualquier fin de semana resulta ideal para hacer una barbacoa y disfrutar junto a los que más queremos de una buena comilona. Pero siempre nos pasa los mismo: disfrutamos de la comida pero después no sabemos qué hacer con la barbacoa: si tirarla directamente a la basura, o dejarla para limpiarla en otro momento…

A continuación os ofrecemos algunos consejos y trucos para hacer que una comida en la barbacoa no sea después un suplicio.

Hay barbacoas de muchas clases, pero vamos a referirnos a la más común: la de chapa de acero, portátil y para usar con carbón o leña.

El primer truco es cubrir la cubeta donde se va a poner el carbón con papel de aluminio. Esta sencilla práctica nos permitirá que los restos carbonizados, junto con la grasa que se desprende de los alimentos no vayan a parar directamente a la cubeta. Si tenemos la precaución de no arañar o romper el papel de aluminio al remover el carbón o leña, al finalizar la barbacoa, sólo tendremos que retirar el envoltorio y darle una limpieza superficial a la cubeta.

En segundo lugar, tenemos la rejilla. La rejilla al estar en contacto con los alimentos y recibir las llamas y la grasa directamente, se pone fatal. Hay cepillos especiales para sacar la suciedad. Incluso hay quien recomienda dejarla sucia para que así se proteja del óxido. Aun así os sugerimos un truco muy sencillo que no falla. Sólo necesitas posos de café, aceite y papel de periódico. Para limpiar la parrilla, frota con los posos de café y el papel de periódico cada una de las barras. Comprobarás cómo la grasa incrustada sale fácilmente. Los restos se quedan en el papel de periódico sin apenas esfuerzo.

Después utiliza un poco de aceite usado y repasa cada una de las barras. De esta manera, evitas que se oxide hasta el siguiente uso y al ser comestible no generará ninguna sustancia química que pueda dar mal sabor a los alimentos o incluso evitaremos posibles intoxicaciones y además las verás relucientes.

Otro sistema consiste en bajar la rejilla para que los restos de carbón la calienten bien. Así caliente, podemos darle con un poco de detergente de los platos de cocina con una esponja humedecida en agua. Hay quien usa el líquido para encender la barbacoa, que también actúa de quita grasa… ya depende de lo que tengáis a mano. Dejando actuar el jabón en caliente, actuará con sorprendente eficacia. Si hay alguna mancha que se resiste, podéis pasar del estropajo al cepillo, aunque no suele ser necesario y es mucho más agresivo. Si además usamos agua caliente –que también podemos calentar en las brasas-, evitaremos que se enfríe enseguida la parrilla y acentuaremos la acción quitagrasa. Un buen aclarado nos garantizará que no haya ningún resto de productos químicos en nuestra próxima comida.

Articulos relacionados

Blog - 3 febrero, 2016
El verano resulta la mejor estación del año para poder disfrutar de nuestros pequeños durante más tiempo y compartir...
tuberias-selex
Blog Trucos - 7 septiembre, 2017
¿A quién no se le ha atascado nunca una tubería en casa? Es un problema cotidiano muy común en...
Blog Trucos - 30 marzo, 2016
El almacenamiento de los productos de limpieza es algo que no debe pasarse por alto. No sólo por nuestra...